Cómo desarrollar una idea de negocio online

Lo primero que me viene a la cabeza cuando tengo una idea de negocio es buscar nombres chulos y ver si el dominio y redes sociales están disponibles en el namechekr de turno.

He de reconocer que en alguna ocasión se me ha calentado el morro y no he podido resistir la tentación de comprarlo, autopresionándome y convenciéndome de que el nombre era tan bueno que me lo iban a quitar… ¿Y que ha pasado? Que ahí los tengo aparcados en el hosting cogiendo polvo. Meeec ¡Error!

Aunque diría que no soy el único… Así que vamos a ir paso a paso elaborando un plan para determinar qué pasos debemos seguir a la hora de lanzar una idea de negocio online.

Antecedentes

Me apasiona el mundo digital. Concretamente todo lo que tenga que ver con Marketing Digital y Audiovisuales. Si has leído mi primera entrada del blog lo entenderás. Quiero crear algo que pueda lanzar con los recursos que ya tengo a mi disposición. Crear algo muy lean o «low cost».

Por eso, quiero desarrollar paso a paso un negocio online o proyecto digital, como prefieras llamarlo, desde su inicio hasta su puesta en marcha. Quizá sea un ecommerce, quizá un membership site… ¡Todavía no se que modelo de negocio será! El caso es que aquí quiero ir explicando el camino en detalle cómo lo hago y todo lo que voy aprendiendo en el camino hacia el creación de este nuevo proyecto digital.

Será una buena manera de organizar las ideas e ir plasmándolas sobre el papel (o sobre WordPress…). Además me parece súper interesante compartir con otras personas los fracasos y éxitos del proyecto, recibir feedback para poder mejorarlo y por supuesto crear relaciones y comunidad con otras personas interesadas en estos temas. Quien sabe, a lo mejor tienes una idea similar y podemos aunar fuerzas y ¡formar un equipo! 😀

Quizá tu también tengas una idea de negocio para poner en marcha y ¡este cuaderno de bitácora te pueda ayudar de alguna forma!

Así que si tienes inquietud por saber cómo empezar un negocio online, estás en el lugar indicado. Basta ya de aprender viendo y leyendo. Ha llegado el momento de aprender haciendo.  Y te animo a que te lo hagas conmigo. Pues si de algo me he dado cuenta desde hace un tiempo, es que la mejor forma para aprender es haciendo. Y cagarla muchas veces. No hay más.

Primeramente vamos a responder a varias de las cuestiones que son habituales entorno a esta temática. Que nos servirán como punto de partida para más adelante. No quiero soltar un tostón y quedarme tan ancho, pero sí reflexionar sobre algunos conceptos que creo básicos a la hora de ponernos en marcha:

¿Qué es una idea de negocio?

Una idea de negocio no es más que un producto o servicio el cual se ofrece para satisfacer una necesidad. Para poder ser sostenible, este producto o servicio debe ser rentable. Es decir, retribuirnos algún beneficio.

Es esencial que satisfaga una necesidad. No tratar de vender algo que ya hemos producido.

Piensa en tu comportamiento a la hora de comprar:

No es lo mismo ir por tu propio pie a comprar un libro a una librería, donde tu eliges el libro en base a tus gustos (necesidades) a que venga un tío a venderte una enciclopedia a casa.

Esto (pensarás) ¡ya es cosa de la prehistoria! Pero podríamos encontrar muchos ejemplos igual o peores… ¿Qué te parecen esas persistentes  llamadas de compañías telefónicas o seguros que tratan de venderte su magnifico servicio ahí a palo seco? ¿A que te ponen de mala leche?

Pues esto, hoy en día, es lo mismo que intentar vender enciclopedias a puerta fría. Y no funciona por que en la era de internet ya nos hemos acostumbrado a comprar lo que nosotros decidimos comprar. Satisfacemos nuestra necesidad. Hay distintos tipos de necesidad, de las cuales podríamos relacionar con distintos tipos de productos/servicios, pero esto da para otro post.

Ya Dani, eso está genial, pero ¿cómo puedo saber yo qué es lo que necesita la gente? Lo cual nos lleva al siguiente punto.

¿Cómo encontrar ideas de negocio?

Busca tus fortalezas

Creo que para encontrar una idea de negocio, primeramente debemos encontrar aquello que nos apasione. Y esto ya lo habrás oido hasta la saciedad. ¿Por que se dice tanto esto? Por que seguramente, si algo te apasiona, no te importará entregarte a muerte por ello y dedicarle tu tiempo. Y seguramente ¡ya seas un crack en eso!

Para encontrar tus fortalezas deberás conocerte a ti mismo, y esto lo veremos más en profundidad una vez hecho el análisis DAFO. Es un punto a veces difícil, pero que seguro te ayudará a focalizarte y descartar otras ideas que no se alineen tan bien.

Y sino, ¡escucha a la gente! Piensa o pregunta… ¿Cuál es la imagen que tienen de ti los que te rodean? ¿En qué dicen que eres bueno? ¿De qué hablan contigo? o ¿Qué cosas te preguntan? A mi por ejemplo siempre me hacen preguntas relacionadas con la tecnología y el entorno digital. ¿Por que? Por que me encanta hablar del tema, resuelvo sus dudas y soluciono sus problemas.

Me encuentro con muchas personas que por no tener un hobby preferido o una habilidad específica piensan que no saben hacer nada. Pues tengo buenas noticias. Todos tenemos fortalezas y somos buenos en algo. Puede que seas una persona súper sociable, seas metiuclos@, te organices muy bien o simplemente ¡seas positivo! En definitiva, tienes aptitudes que otros no tienen.

Siempre podemos ayudar de una u otra forma a otras personas. La cuestión es el qué, el quién y el cómo.

Esto es muy importante tenerlo en cuenta, y quizá no tengas por que emprender solo. ¡Busca un socio o un equipo! Que se le de bien aquello en lo que tu flojeas.

Imagínate que eres una persona súper creativa, pero los números no se te dan bien. Tu socio ideal es alguien con un perfil más enfocado a la contabilidad, administrativo y empresariales, en definitiva los números.

Intersección

Para empezar, es una buena idea buscar la intersección entre el nicho de mercado al que queremos enfocarnos y nuestra fortaleza. Esto nos permitirá especializarnos y resolver una necesidad concreta de un grupo reducido de personas.

Hablo de nicho y quizá pienses en el cementerio, jejeje pero no… Lo digo por que alguna vez he soltado esta palabreja y me han mirado raro, así que voy a explicarlo muy breve: 

¿Qué es un nicho de mercado?

Un nicho de mercado no es más que un segmento del mercado el cual tiene comportamientos, preferencias o hábitos en común. Un ejemplo muy claro es, en el caso de un restaurante, un restaurante con menús de todo tipo y un restaurante vegano.

Un vegano podrá ir al restaurande con menús de todo tipo y pedirse una ensalada. ¡Genial!

Pero ¿dónde crees que satisfará mejor sus necesidades? Seguramente irá al restaurante vegano y se pondrá hasta las orejas. Porque ese restaurante está especializado en ese tipo de comida.

Y ¿por qué hablo de nicho y no de un mercado entero? Por varias razones. Pero para este caso, y si queremos empezar «pequeño» será mucho mejor resolver una necesidad muy específica. Algo en lo que podamos especializarnos y convertirnos en unos cracks.

Una vez analicemos nuestra fortaleza, sabremos a qué posibles nichos podremos atacar. En mi caso y para la idea de negocio que tengo en mente mis fortalezas se encuentran entorno a la tecnología, el marketing digital y los audiovisuales. Pero deberé encontrar un nicho de mercado el cual demande una necesidad, un producto o servicio que yo pueda ofrecer.

¿Cómo saber la demanda de un producto o servicio?

Podemos hacer uso de varios recursos para detectar qué busca la gente y por ende, qué es lo que necesita.

  • Quejas en el rellano o ascensor: Siempre que hay una queja, detrás hay una necesidad. Debemos mantenernos alerta en las conversaciones del día a día, y escuchar atentamente a las quejas de la gente. ¿Podemos dar solución a esa necesidad?
  • Preguntas en Quora: Es una red social de preguntas, en la cual podemos ver directamente las preguntas de la gente, categorizadas por temáticas, y en las cuales podemos participar.
  • Answerthepublic: Se trata de un portal web, donde nosotros podemos introducir la temática y elegir el país, y nos da resultados sobre lo que está buscando la gente en Google.
  • Portales de ideas: Existen portales de ideas de negocio como ideas4all.com donde puedes compartir tus ideas e inspirarte.
  • Oferta mejorable: Quizá hayas detectado algún producto o servicio el cual ¡podrías mejorar! Puedes inspirarte en ideas ya existentes y modificarlas para crear un producto mejor. Muchos de los productos de Apple se basan en eso, utilizar tecnologías ya existentes, simplificarlas y prestar atención al detalle, ofreciendo una alternativa mejorada.
  • Noticias: Cada día salen noticias al mundo las cuales nos dan pistas sobre nuevas oportunidades para lanzar nuestra idea de negocio al mundo. Céntrate en portales especializados en tu temática.
  • Otros países: Si te gusta viajar o tienes contacto con gente de fuera, te habrás dado cuenta de que muchas ideas de negocio de fuera no existen en nuestro país y viceversa. En muchas ocasiones estas ideas se pueden aprovechar para importar esas ideas.

Y sobretodo, lo más importante. Cuando se te ocurra una idea, apúntala. Por loca que sea. Ten una lista a mano (yo uso wunderlist) donde puedas ir apuntando todo lo que se te ocurra. De este modo, irás creando una especie de brainstorming propio al cual podrás recurrir en el futuro.

Analizar la idea de negocio

Una vez encontrada la idea de negocio deberemos analizarla, para ver si es viable o no. Para ello deberemos tener en cuenta la demanda del mercado y su viabilidad. Pero antes de esto, debemos tener claro qué es lo que vendemos, cómo vamos a hacer para venderlo y a quién se lo vamos a vender.

Modelo Canvas

El modelo Canvas nos permite responder a estas preguntas:

  • ¿Cual es la propuesta de valor?
  • ¿A quién va dirigida?
  • ¿Cómo se va a llevar a cabo esa propuesta de valor?
  • ¿Con qué recursos contamos?

Esto nos sirve como hoja de ruta para ir desarrollando el proyecto.

Podríamos hacer un business plan completo, pero creo que para empezar lean o «low cost» como es la intención, no es necesario.

Siempre he creído que este tipo de documentos deben ayudarnos para reflexionar sobre nuestra idea, plasmarla en el papel para poderla mostrar a los demás, dejar constancia de la información hallada y actuar en consecuencia. Debemos evitar que se convierta en una carta a los reyes magos.

Aquí te dejo una plantilla para que puedas descargarla siempre que quieras.

modelo canvas

 

Una vez tenemos claros estos puntos, podemos determinar la viabilidad de nuestra idea. Parece una tontería, pero de este modo ya tendremos algo concreto sobre el papel para seguir con el desarrollo.

Viabilidad de la idea

Creo que es un punto clave para validar o rechazar nuestra idea. Y esto es básicamente ver la rentabilidad de nuestro negocio. Es decir, encontrar el punto de equilibrio o punto de rentabilidad cero, para a partir de ahí empezar a generar beneficios.

Es tan fácil como coger una hoja de cálculo y desglosar los gastos que tenemos, y las ventas que necesitaríamos realizar para alcanzar ese punto muerto.

Pongamos un ejemplo muy sencillo con números redondos:

Imagínate que te marcas como objetivo generar 500€ al mes de beneficio con tu idea de negocio, y el producto lo vendes a 10€. Deberás vender 50 productos ¿no? Meeeec! Error! No hemos tenido en cuenta nuestros gastos.

Si queremos que esos 500€ sean de beneficio, deberemos tener en cuenta nuestros gastos. Seguramente tendrás unos gastos para sobrevivir ¿verdad? Alquiler/hipoteca, comida, luz, agua, nuestros honorarios, etc… Pues debemos tenerlos en cuenta.

Pongamos 1000€ al mes de gastos. Pues deberíamos conseguir vender 1.500€ al mes con nuestra idea de negocio para alcanzar esos 500€ de beneficio que nos habíamos marcado.

¿Fácil verdad?

Demanda del mercado

Podemos hacer uso de varias herramientas que nos indicaran el volumen de búsqueda o la demanda de nuestro producto/servicio en el mercado.

Conclusión

Ahora ya tenemos una idea de qué es una idea de negocio, cómo encontrarla y cómo analizarla. Más adelante deberemos ver qué estrategia y plan de acción realizamos para completar lo que sería un plan de marketing.

Pero recuerda que ni un business plan, ni un plan de marketing, ni un CANVAS, ni un DAFO nos garantizan el éxito del negocio. Nos sirven para definir una hoja de ruta y plasmar las ideas que tenemos en la cabeza. Ordenarlas y planificarnos para avanzar con sentido y en una dirección.

¿Qué te ha parecido esta entrada? Déjame tu puntuación aquí abajo y compártelo con tus conocidos. Coméntame mas abajo… ¿tienes en mente alguna idea o proyecto?